Nos separan el mar y la peste. 

Es justo que algo así sucediera: 

maestros en ensalzar la magnitud 

de un deseo que se expande 

más y más ante las dificultades.

Creo, amor, que esto no nos va a parar: 

la enorme piedra que se interpuso, 

dará vigor a una raíz 

que seguirá creciendo y abriéndose 

paso a través del tiempo.

Y florecerá decidida, tercamente hermosa. 

2 comentarios:

  1. https://youtu.be/xZwX_huCGeg

    ResponderEliminar
  2. Solo el amor puede sobrevivir toda pandemia...Hasta las que él mismo provoca.
    🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹

    ResponderEliminar