Vibra la tierra en otra onda,
pero no advertimos su música,
ocupados en correr para llegar...
¿a dónde?
Nos hicimos corredores
pero olvidamos la danza.
Oigamos la primera cadencia,
el latido del corazón
que marca el compás inicial
y tomemos un profesor de baile:
un pájaro, un pez, un caballo
que nos guíen para no pisar,
para no volver a manchar
la falda de nuestra madre.

5 comentarios:

  1. https://youtu.be/J2p90cHWSnc

    ResponderEliminar
  2. Gracias. ❤️

    ResponderEliminar
  3. https://youtu.be/VMb1jKzDGVs

    ResponderEliminar
  4. Un poema maravilloso...Olvidamos todo...
    También el título de nuestra vida...😢😢

    ResponderEliminar
  5. ¿Cómo titularías la tuya, Amelia?

    ResponderEliminar