Vecino

 

Desde mi balcón

veo a un niño pájaro 

que mira la vida

a través de una red. 

Le escucho por las mañanas 


ululando a un pequeño palo,


que mueve veloz entre sus dedos 


enclenques, tiernos. 


Parece que nadie le entiende,


parece no querer entender, 


parece, sin embargo, no estar solo, 


parece que Dios juega con él. 

3 comentarios:

  1. Dios juega muy en serio con todos nosotros,pero especialmente con los niños.Y su juego es Amor...Si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito eso que dices, Amelia.
      Creo que se entretiene más con los niños y con adultos capaces de seguir jugando, pese a todo…
      ❤️

      Eliminar
  2. Debemos conservar siempre dentro el niño que fuimos..

    ResponderEliminar