Soledad

Me esperas en los pomos
de todas las puertas
y en el embozo de las sábanas.
Lánguida.
Susurro palabras
que te distraigan
y desgloso 
las cifras
y te enredo 
en mi jaula
para que no salgas.
Pero mi voluntad 
no puede con tu constancia.

Las decepciones...

Las decepciones están llenas de vidrios
las trago sin masticar
para que no corten los cristales.
Desayuno los miedos
junto a la tostada de pan de avena.
En el contenedor de impares
deposito las tristezas.
Las alegrías…
Ay de mí cuando soy feliz,
Después de la sonrisa viene la mueca
torcida.
¿Dónde estás cuando sonrío?

Seres que se alimentan...

Seres que se alimentan de 
otros para ser. 
Disfóricos ecos que proclaman 
como propios tapando 
su autentico y bello paisaje. 

Y dale con las rimas

Puertas que aborrecen de sus ojos
que parecen recortables
de los santos inocentes.
Preservan mundos enteros
que nadie ha descubierto,
las ingenuas vestiduras
desdicen su misterio.

Ítaca

Para algunas personas 
Ítaca es un alguien, un puerto 
al que arribar
donde se les espera
y que buscan con prismáticos
desde que embarcan
en barcos de papel sin vela. 
Para otros es el camino, sólo
el camino...
Para mí Ítaca es un
portazo. 
Un estruendoso portazo
que derribe la puerta 
tambalee los marcos.

DObLo El REcoDo y TUerZo LA EsqUIna

Nadar sin guardar la ropa, dices.
Sin ordenarla, sin alinear los zapatos como
soldados de a dos preparados para entrar
en batalla, sin contar los pasos hasta llegar
a la orilla, y de paso, sin calcular por la posición
de la sombra en la arena
el tiempo que tardará en sol en esconderse
tras la montaña.
Sin guardar la ropa, dices.
Y sin mirar atrás por si sale volando
con este viento raro que se está levantando.
Sin guardar la ropa, dices.
Mientras coloco encima de las marrones
las blancas piedras y las amarillas.

Cita

No me des un paraguas
que no veo la lluvia 
caer, 
tampoco me decapites 
tratando de resguardarme
ni me regales un ramo de flores; 

me gustan cuando enmoquetan 
praderas, no en jarrones 
porta velas ni colgadas 
boca abajo
formando un seco manojo 
de un añojo ramo nupcial
en una pared en salmuera
que una ídem soltera 

guarda mientras espera 
la llegada del apuesto galán.
Mira, mejor lo dejamos 

para primavera
y, si es posible,
cuando no llueva.

O de cómo un TOC numeral intenta escribir poesía


Pretendía llevar la contraria al psicólogo y presentar en la próxima consulta mi cuadernillo con el título : " O de cómo un TOC numeral puede escribir poesía". Sin embargo, últimamente desmenuzo cada palabra, sobre todo si está compuesta por prefijos que hacen que dude y me detenga, por ejemplo: ¿ si uno se azora mucho podría per turbarse, o a fuerza de probar algo, alguien se per cata?
Tal vez me este percatando que lejos de curarme, intentar escribir algo medianamente decente vaya a terminar perturbándome un poco más.

Nana para María

El musgo es hacia abajo 
y las raíces se pelean enzarzadas, 
de los charcos sobresalen 
cuatro ranas y dos sapos 
que bucean en la superficie. 
Ellas no tocan el laúd ni la citara 
no esperan ser salvadas, 
ellos no cabalgan a lomos 
de un hermoso corcel blanco, 
son Appaloosas que no se 
dejan montar nunca. 
Bosteza, memoria mía, 
quédate ya dormida al son 
de esta nana perfecta, 
que invierta la causa y efecto. 
Date la vuelta, memoria, 
tu cara no me interesa, 
enséñame el reverso de todos 
los cuentos, o mejor, 
quédate dormida 
que luego yo me lo invento