La nodriza sin leche 

de aréola despigmentada, 

no pudo más que amar 

al pastor sin montaña ni rebaño: 

escapistas de los sueños más vívidos, 

aquellos amantes de lo impreciso.

2 comentarios:

  1. Amar lo impreciso...es amar todo...ES AMAR..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo antagónico…
      Tú sí que amas todo y a todos, Amelia. ❤️❤️❤️

      Eliminar